942 22 30 06 / Hernán Cortés, 59-61 / 39003 SANTANDER
Lifting o estiramiento facial

Lifting o estiramiento facial

El paso del tiempo, aspectos personales y genéticos, la alimentación, hábitos como el fumar, el alcohol o exponerse de forma excesiva al sol contribuyen a intensificar los signos de envejecimiento facial.

El lifting, ritidectomía o estiramiento facial es una de las técnicas de Cirugía Estética que más se ha perfeccionado y evolucionado en los últimos años, permitiendo alcanzar mejores resultados minimizando las cicatrices. Es una técnica de rejuvenecimiento facial orientada a reposicionar las estructuras faciales que han sucumbido a los efectos de la gravedad con el paso de los años y que se traducen en descolgamiento, pliegues y arrugas faciales. Con esta técnica se pretende elevar y reafirmar la caída de los tejidos de la cara y el cuello provocados por el paso del tiempo y corregir el descolgamiento y las arrugas.

Los candidatos ideales para someterse a un lifting son aquellas mujeres u hombres cuya cara y cuello comienza a “caerse”, pero cuya piel conserva cierta elasticidad. La mayoría de los pacientes tienen entre 40 y 60 años, pero también puede realizarse con éxito entre los 70 y 80 años. Un lifting puede hacer que parezca más joven y que aumente la confianza en sí mismo, pero no le proporcionará un aspecto completamente distinto, ni puede restablecer su salud o vitalidad

CIRUGÍA

Se realiza un estiramiento general de los tejidos de la cara, frente y del cuello mediante incisiones poco visibles, por delante y por detrás de la oreja y en el cuero cabelludo. Esta intervención se puede realizar con anestesia general o anestesia local y sedación, según el estado de salud del paciente, su preferencia y la duración de la intervención. Existen distintos tipos de lifting:

1. LIFTING FRONTAL O TERCIO SUPERIOR

Cuando los signos de envejecimiento se manifiestan en la frente, entrecejo (arrugas profundas) o existe caída o descenso de las cejas el tratamiento será el estiramiento de toda la frente, actuando sobre los músculos responsables de la formación de estas arrugas. Un estiramiento de la frente corrige la posición baja de las cejas y suaviza las arrugas de la frente y las líneas de expresión en la parte alta de la nariz y entre las cejas.

Se realiza una incisión a lo largo del cuero cabelludo de forma que la cicatriz quede disimulada bajo el cabello. Las “patas de gallo” se suavizarán mediante el estiramiento de la región temporal o bien mediante un Láser Fraccionado de CO2.

2. LIFTING FACIAL O TERCIO MEDIO

Si el problema se manifiesta como una caída de las mejillas, la corrección se realizará estirando la piel y las estructuras profundas de la cara. Un estiramiento de la piel facial puede mejorar los surcos profundos de la mejilla, la flaccidez y la piel caída que se forma alrededor del cuello.

Las incisiones comienzan habitualmente en el área de las sienes en el cuero cabelludo siguiendo la línea natural hacia la parte anterior de la oreja y continuando en una curva por detrás y a lo largo del área inferior del pelo. Una vez que se tensan los músculos, se retira el exceso de piel y se elimina el tejido graso si fuera necesario. La mayor parte de las cicatrices quedan escondidas bajo el cabello y los pliegues naturales de la piel.

3. LIFTING CERVICAL O TERCIO INFERIOR.

Esta técnica permite corregir la “papada” causada por la flaccidez y el exceso de piel del cuello, las bandas verticales de la musculatura superficial del cuello y la falta de definición del mismo.

En algunos casos muy concretos es posible efectuar los cambios en el contorno con incisiones situadas detrás de la oreja, pero habitualmente, se necesitan además incisiones situadas delante de la oreja y debajo del mentón. Es muy frecuente el uso de la liposucción para facilitar el despegamiento de la piel para regularizar el contorno del cuello.

El Lifting de 1/3 inferior puede ser efectuado sólo o en combinación con otras intervenciones como la blefaroplastia (cirugía de los párpados), y/o con un lifting facial y/o frontal. Asimismo se puede asociar a un tratamiento con láser de CO2 fraccionado.

POSTOPERATORIO

Es preciso un tiempo de ingreso de 24-48 h sujeto a la evolución en planta y comodidad del paciente. La recuperación suele ser de unos 15 días aproximadamente, debiendo llevar el paciente una cinta elástica o mentonera durante 7-10 días. Frecuentemente asociamos esta técnica con tratamiento intraoperatorio o postoperatorio con láser fraccionado de CO2 (Fraxel laser).

Los moratones (hematomas) desaparecen progresivamente durante la primera semana, y la hinchazón (edema) pueden tardar un poco más y requerir el uso de anti-inflamatorios. Puede disminuir temporalmente la sensibilidad (acorchamiento) en la piel de la zona tratada, que es progresivamente recuperada durante los primeros días o semanas.

El paciente deberá dormir sin flexionar el cuello (sin almohada) y con la cabeza elevada (recostada) durante las primeras semanas. Es muy recomendable el masaje de drenaje linfático mediante una ligera presión con los dedos, un par de veces a la semana, durante el primer mes.

Los resultados son muy satisfactorios y se sentirá feliz, siempre y cuando comprenda que el resultado no es inmediato.

Deja un comentario

Cerrar menú