La Cirugía Estética de las orejas también conocida como otoplastia tiene como finalidad restituir la adecuada proporción y corregir las pequeñas imperfecciones cuando éstas se hacen evidentes. De esta manera obtendremos una cara más armónica y una mejora de la propia imagen.

Los procesos más frecuentes que vemos en la consulta son la corrección de orejas excesivamente grandes o muy separadas y la corrección de lóbulos muy grandes o rasgados.

LA CIRUGÍA

La intervención consiste en la corrección de los cartílagos auriculares creando una forma y un tamaño más natural y proporcionado con la cara. La incisión se suele realizar en la parte posterior de la oreja donde no son visibles. En la intervención de lóbulos, éstos se reducen a las proporciones normales o se cierran en el caso de que se hayan desgarrado por el uso de pendientes. En ambos casos, las cicatrices son imperceptibles. Esta intervención se realiza bajo anestesia general en niños o con anestesia local en los adultos. La duración de la intervención es de aproximadamente una hora, siendo frecuentemente ambulatoria o con un ingreso de 24 horas en el caso de niños.

EL POSTOPERATORIO

Habitualmente se coloca un vendaje que modela perfectamente la oreja y, una vez retirado, deberá utilizar una cinta de tenis por las noches durante 2 semanas. A pesar de su aparente sencillez es una intervención que requiere delicadeza y minuciosidad para no crear pliegues anómalos.

CUÁNDO REALIZARLA

La Cirugía Estética se realiza habitualmente a partir de los 16-18 años. Sin embrago la otoplastia es una intervención que se realiza con frecuencia en niños. Puede realizarse a cualquier edad, pero es aconsejable realizarla antes de la edad escolar (6-7 años) cuando las orejas han alcanzado prácticamente el tamaño y desarrollo que tendrán en la vida adulta y para evitar que los niños puedan desarrollar complejos psicológicos provocados por posibles comentarios de los compañeros. Es por ello una intervención demandada con frecuencia por el propio niño para evitar las burlas de sus compañeros.

RESULTADO

El resultado de la intervención es permanente y no se modifica con el transcurso de los años. Rara vez es necesario un retoque y las complicaciones, ya sean cutáneas o del cartílago, son excepcionales.